EL FOGÓN DE THALÍA: LA RECETA DEL PERSONAJE GRACIOSO

La energía de los alimentos también se asemeja a la de los personajes. Si quieres escribir un personaje gracioso, simpático, dicharachero… es posible que tengas que comer algo que te haga llegar a este estado para que tu personaje pueda disfrutar de toda la energía que tú le des. La carne, el queso o el embutido son secos, lo puedes regar con vino claro está … Continúa leyendo EL FOGÓN DE THALÍA: LA RECETA DEL PERSONAJE GRACIOSO

El Fogón de Thalía: CALABACINES RELLENOS DE METATEATRO

Hay veces que te apetece escribir algo diferente, utilizar las herramientas que tienes pero dándoles un aire distinto. Utilizar una de ellas como continente de la otra, como por ejemplo el teatro dentro del teatro. Con la comida pasa igual, utilizamos determinados alimentos que nos sirven para poner alimentos dentro y aprovechar su sabor y su textura para realzar el del otro  y así potenciamos … Continúa leyendo El Fogón de Thalía: CALABACINES RELLENOS DE METATEATRO

EL FOGÓN DE THALÍA: DULCES PARA ESCRIBIR EN PAZ

Quieres escribir una tarde entera, o dos o toda la semana porque necesitas presentar un borrador de un texto que te han encargado. Pero resulta que a media tarde te dan un bajón de azúcar… y comienzas a picar y no paras. Te estás levantando cada dos por tres a comer algo. Ya no te concentras igual que a primera hora. Picas cualquier cosa que … Continúa leyendo EL FOGÓN DE THALÍA: DULCES PARA ESCRIBIR EN PAZ

DECÁLOGO PARA COCINAR UN BUEN BOCADO DRAMATÚRGICO por INMACULADA ALVEAR

Inmaculada Alvear, dramaturga con los premios Calderón de la Barca y María Teresa León y miembro del Colectivo del Texto, experta en nutrición y medicina oriental macrobiótica, fundadora del restaurante sano Bicocina Organic… nos va a deleitar a partir de ahora con EL FOGÓN DE THALÍA una sección fija, un recetario dramatúrgico para chuparse los dedos de forma muy orgánica. Estas son sus recomendaciones generales. Buen apetito. … Continúa leyendo DECÁLOGO PARA COCINAR UN BUEN BOCADO DRAMATÚRGICO por INMACULADA ALVEAR